Vale la pena vivir

Vivía una vida de apariencia, siempre me ocupé por tener todo bajo control; primero mi propia vida, luego del que fue mi esposo, luego con mis hijos.

Mi viejo yo

Mi vida anterior era de una anarquía total, hacer lo que quisiera en cualquier momento. Era el mejor bebedor, mejor alero y con una vida totalmente desordenada.

Ahora veo a Dios de otra manera

Antes iba y venía entre períodos de depresión, ira y conmiseración hacia mi misma.

Él tiene el control de nuestras vidas

En el año 2003 en Agosto mas o menos, me enferme con un dolor intenso en el estomago, sin saber que era me dirigí a un centro médico de mi país.

La Presencia de Dios hace la diferencia

Mis exámenes de la universidad estaban cada vez más cerca y me sentía presionada y preocupada; el temor y la duda no dejaban de invadir mi mente. 

La maravillosa respuesta de Dios

Soy estudiente de tercer año de medicina y antes de ver el milagro de Dios para mi vida me sentía desanimada, triste, creí que no iba a po

Dios me sanó

Tenía dolores intensos de cabeza y desesperación, me iban a internar por tres días para sedarme y así poder matar un gusano de cisticerco que tenía alojado en el cerebro y la otra opción era la operación directa.

Dios nunca te deja solo

El 13 de junio de 1980 mis papás fueron asesinados, mis hermanos y yo nos quedamos huérfanos, teniendo tan sólo 14 años crecí siempre creyendo que debía complacer a las personas para ser aceptada, además con mucho temor de quedar s

Deseábamos ser cuidados, no cuidar… Sin embargo asumimos el reto

En agosto de 2011 fui invitada a acercarme a la oficina de Ministerios en la iglesia para solicitar que se diera apertura a un ministerio que pudiera de alguna forma suplir las necesidades espirituales y emocionales de las familias que viven día a día con el Autismo.

El amor de Dios

Nos casamos hace diez años, ambos nos habíamos alejado de Dios y no íbamos a la iglesia. Comenzamos a tener muchos problemas y a distanciarnos por ellos.

Páginas