La dependencia total de Dios es lo que hace el cambio

Conocí al Señor en el año 2000, en el proceso de ser madre soltera empecé a asistir a la iglesia y aunque entregué algunas áreas de mi vida a Dios, sentía dentro de mí que faltaba algo.

Sus planes y sus pensamientos son mucho más grandes

Después de 18 años de matrimonio, la relación con mi esposo empezó a tener muchos conflictos personales y financieros, los cuales nos llevaron a una separación; de pronto me encontré sola con 2 hijos adolecentes, sin trabajo y totalmente devastada.

Volví a escuchar

Hace unos meses me dio una infección en el oído, fui al doctor y me dejaron medicamentos, pero al momento de aplicarme unas gotas en el oído izquierdo se me cerró, no escuchaba nada.

Dejé de preocuparme por hacer y empecé a dedicarle tiempo al ser

Provengo de una familia disfuncional en donde el principal problema era la adicción al alcohol y a las drogas por parte de mis padres.

Vale la pena vivir

Vivía una vida de apariencia, siempre me ocupé por tener todo bajo control; primero mi propia vida, luego del que fue mi esposo, luego con mis hijos.

Mi viejo yo

Mi vida anterior era de una anarquía total, hacer lo que quisiera en cualquier momento. Era el mejor bebedor, mejor alero y con una vida totalmente desordenada.

Ahora veo a Dios de otra manera

Antes iba y venía entre períodos de depresión, ira y conmiseración hacia mi misma.

Él tiene el control de nuestras vidas

En el año 2003 en Agosto mas o menos, me enferme con un dolor intenso en el estomago, sin saber que era me dirigí a un centro médico de mi país.

La Presencia de Dios hace la diferencia

Mis exámenes de la universidad estaban cada vez más cerca y me sentía presionada y preocupada; el temor y la duda no dejaban de invadir mi mente. 

La maravillosa respuesta de Dios

Soy estudiente de tercer año de medicina y antes de ver el milagro de Dios para mi vida me sentía desanimada, triste, creí que no iba a po

Páginas